La casa de Hitler en Argentina: ¿cómo llegar? ¿mito o realidad?

Villa La Angostura guarda lo que podría ser uno de los misterios más importantes del Siglo XX. El escape de Hitler hacia la Argentina ya concluida la Segunda Guerra Mundial.

El deceso de Adolf Hitler sigue siendo un misterio, aunque la historia oficial haya escrito que la muerte del Führer se haya producido el 30 de abril de 1945, a los 56 años de edad.

Las tropas rusas ingresaron en Berlín con una Segunda Guerra Mundial pronta a terminar y con un ejercito alemán abatido que había dado lucha durante casi seis año en Europa tras la invasión a Polonia el 1 de setiembre de 1939.

La historia oficial desarrolla que el líder del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán se mató en su bunker de Berlín, junto a su esposa Eva Braun. Posteriormente los cuerpos fueron incinerados, como el mismo Hitler había dejado establecido momentos antes de su muerte.

Son varios los historiadores que aseguran que Hitler no terminó con su vida en la capital alemana y que habría escapado hacia la Argentina tras un breve paso por España. Según el periodista Abel Basti, del cuál se conocen varios libros sobre los Nazis exiliados en la Argentina, el ex líder alemán vivió desde 1947 y, al menos durante un lustro, en una casa situada en cercanías a Villa La Angostura, de singular parecido arquitectónico y paisajístico con su antigua residencia de descanso de Berghof, en los Alpes Bávaros. Las investigaciones revelan que el nombre usado por Hitler para su “nueva vida” habría sido el de Adolf Schütelmayor.

Basti asegura que Juan Domingo Perón, presidente de la Argentina (1946-55) fue pieza clave para las negociaciones que terminarían de establecer a Hitler en el país. Tras la presidencia de Perón, este le habría pedido al dictador paraguayo Alfredo Stroessner que acogiera al alemán en Paraguay, donde encontraría la muerte en 1971. Dicen que los restos se encuentran en la cripta de un bunker, en el vecino país, donde hoy funciona un hotel.

Sin su bigote característico y rapado, Hitler vivió en la Patagonia argentina, describe la publicación establecida por Basti: “Hitler en la Argentina”.

Una “maniobra”, ya que es propiedad privada, nos permitió ingresar hasta el lugar, llamado Estancia Inalco, a pocos kilómetros de la ciudad de San Carlos de Bariloche. Hoy se puede acceder mediante una huella sobre la ladera de un cerro, aunque anteriormente la única forma de alcanzar el sitio era mediante lancha o hidroavión. En 2017, en Alemania, un portal ofrecía la venta de las 452 hectáreas a un valor de 22 millones de euros.

El lugar, de un paisaje extraordinario y con 5 kilómetros de costa al Lago Nahuel Huapi, posee una construcción de 1940 en actual estado de abandono que habría sido la residencia del Führer. La propiedad, actualmente, pertenece a los herederos del ex banquero José Rafael Trosso.

Vista desde atrás, con el lago Nahuel Huapi de frente.
La casa se encuentra abandonada desde hace muchos años.

Viajeros Comunes en el lugar

Cerca de las 14 ingresamos al lugar tras caminar unos cuantos cientos de metros. La sensación al enfrentar la posible residencia del mayor genocida de la humanidad es más que extraña y perturbadora. Solo retrotraerse a aquellos años y caminar sobre hojas secas causa escalofrío. Un temor que podrán percibir en el video al final de la nota.

Uno de los salones principales.

No hay objetos que demuestren que Hitler haya pernoctado en el establecimiento. Hablamos de unos 70 años atrás. Pese al deterioro propio del paso del tiempo y la acción impetuosa de la naturaleza, la casa se mantiene en buenas condiciones, oculta entre el follaje de los árboles. Una atmósfera estudiada y perfecta para aquel objetivo que tenía como fin el del ocultamiento. 

Algunos piensan que la historia pertenece a un mito que busca fomentar el turismo del lugar. Otros, entre ellos algunos historiadores, prefieren creer que Hitler disfrutó, tras su ida de Alemania, de su nuevo destino en el fin del mundo.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.